Presentación
Inicio
¿Qué es la APC?
I+D+i
Investigación asociada
Contacto
  Actualidad
Casos de investigación
Canal Ciencia
Noticias
Convocatorias
  Otros
Enlaces de interés
Glosario

Casos de investigación

El aparato de rayos X portátil de Mónico Sánchez cumple 100 años
14/12/2009

No sabemos que pasaba por la cabeza de Mónico Sánchez cuando estaba en el Madison Square Garden de Nueva York presentando al público su invento de aparato de Rayos X y Corrientes de Altas Frecuencias. En el Madison hoy juegan los Lakers, actúan cantantes de éxito o Gassol ganó su anillo de la NBA. Aquel foro de la avenida Madison era neomudejar con una torre parecida a la Giralda. Quizá pensaba en sus padres que se quedaron en Pidrabuena, él haciendo ladrillos y tejas, y su ella como lavandera. Pensaba en su querido maestro D. Ruperto Villaverde, aquel que había enseñado a leer y a escribir a varias generaciones de paisanos y que tanto le había apoyado. ¿Sería él el que le inculcó el gusanillo de la electricidad en un pueblo sin luz eléctrica? Quizá pensó en aquel día que soñó en estudiar electricidad. Era de locos, “Un hijo de obreros no necesita estudiar”. En su pueblo el 74% eran analfabetos en 1910. Ya en Piedrabuena lo tuvo claro: “Quiero estudiar electricidad”.

Mónico Sánchez estaba en octubre de 1909 mostrando su invento a los neoyorquinos en la III Exhibición de la Electricidad en la ciudad más adelantada.. Nueva York era la fiesta de la electricidad, las calles y los hogares se electrificaban. Sólo esta ciudad tenia más teléfonos que toda España. Allí estaban todos los que eran alguien en el mundo de la naciente tecnología. Hoy lo podemos ver gracias a una foto que se conserva. El están de la derecha era el de la General Electric, una joven empresa fundada por el maduro y archifamoso inventor Thomas Alba Edison. El de detrás era el de Whestinghouse Co, empresa que había ganado la batalla al mismísimo Edison en la distribución de la energía eléctrica al impedir que, a pesar de las malas artes de aquel, se impusiera la corriente continua frente al genio de Nikola Tesla y la novedad  y eficacia de la corriente alterna.
¿Cómo llego aquí? Cuando dejó la escuela del pueblo, se colocó de chico de los recados en Fuente el Fresno, con 14 años se marchó descalzo para reservar sus zapatos. Aquel era el comienzo de una aventura de ida y vuelta con la electricidad como asunto. Luego vendría San Clemente, después de establecerse por su cuenta, lo vende todo y se va a Madrid en 1899 para estudiar ingeniería. La escuela de ingeniería industrial de Madrid está cerrada por  motivos políticos hasta 1902 en que se reabre. El acceso está muy restringido. Providencialmente se matricula en un curso de electricidad a distancia en una institución británica.:“Electrical Engineer Institute of Correspondence”. Joseph Wetzler, su profesor londinense, anima al joven Mónico para que vaya a Nueva York y continúe sus estudios en la sede neoyorquina.

La aventura americana

Mónico Sánchez llegó a Nueva York el 12 de octubre de 1904. Los que viajaban con él buscaban una vida mejor, unos iban a vivir con parientes, otros eran jornaleros y buscaban trabajo. El joven Mónico se inscribió ante las autoridades de inmigración “to study” en el “Electrical Engineer Institute” declara poseer 60$. Contaba con 23 años. En menos de  cinco años pasará de ser un inmigrante más entre los miles que diariamente llegan a Ellis Island, a ser un cotizado inventor e ingeniero.

Wetzler era un ingeniero eléctrico judío de origen centroeuropeo, presidente del Instituto, editor de revistas como Electrical Engineer y Electrical World. Bien relacionado, mantenía fluidas relaciones con Edison y Thomson. Mónico Sánchez no podía tener mejor avalista y Wetzler le consigue un trabajo en una empresa neoyorquina. Pero Mónico tiene problemas con el idioma inglés, lo lee, pero apenas lo habla, se ayuda con un pizarrín donde ha de escribir lo que no entiende. Comienza a trabajar como delineante y posteriormente como oficial electricista. Compagina el trabajo con los estudios. Concluye sus estudios con las más altas calificaciones y logra el título de ingeniero en junio de 1907. Comienza a trabajar para la FOOTE PIERSON Co., fabricante de equipos para el telégrafo. Entonces inscribe su primera patente, el Puente de Weasthone–Sánchez para la medida de aislamiento, capacidad y resistencia. Completa su formación en la Universidad de Columbia con un curso de ampliación de electricidad. Aquí destaca por sus trabajos sobre condensadores y bobinas de inducción.
Al entrar a trabajar en mayo  de 1908 en la Van Houten & Ten Broeck Co. como ingeniero jefe mediante concurso por sus conocimientos de devanados y aislamientos eléctricos, sus trabajos se orientan hacia la electromedicina. Entonces inventa su APARATO PORTÁTIL de RAYOS X y CORRIENTES DE ALTA FRECUENCIA.

                                         

Los rayos X habían sido descubiertos por Röntgen en 1875, para producirlos era necesario un tubo de Crookes y un generador de alta tensión. La fuente de alimentación era muy pesada y nuestro inventor aprovecha un fenomeno físico, el hierro necesario para hacer un transformador es mucho menor si en lugar de usar 50 Hz, utiliza 7Mhz, la reducción de peso es tan importante que el aparato es portátil. Se lleva en un par  de maletas, pudiendose llevar a la casa del paciente. Veamos como lo explica:

“La corriente así producida puede ser usada para electrodos de alta frecuencia, para rayos X o en aparatos de telegrafía sin hilos, o con cualquier otra aplicación familiar de la alta frecuencia. Además se incluye en mi instrumento, mediante la producción de alta frecuencia, bajo potencial, corriente para uso con el cauterio eléctrico o un propósito similar, donde el efecto calorífico es el requisito en lugar de la alta tensión.”
“Mi aparato es comparativamente barato, portable, puede ser conectado a cualquier sistema de alumbrado, ya sea de continua o de alterna, y puede debido a su simplicidad, ser efectivamente manejado por un operador sin preparación. Los resultados alcanzados sólo son comparables con aparatos de alta frecuencia de mucho mayor peso, costo, y complejidad que mi aparato”

Archie Frederick Collins, uno de los primeros expetimentadores de la radiotelefonía y prolifico divulgador y autor del bestseler “The Radio Amateurs Handbook” planea construir equipos de radiocomunicación telefónica, en su época irrealizables. Contrata a Sánchez como ingeniero jefe de la COLLINS WIRELESS TELEPHONE Co. con sede en Nueva Jersey, además la compañía va a fabricar y comercializar su aparato como Collins–Sánchez. Dentro de la compaña de venta de acciones, que incluye la promocion por personajes famosos como el explorador del polo Norte Frederick Cook, se encuadra la presentación en los más importante eventos como el citado del Madison. El éxito fue notable.  Éxito que se repitio en el Gran Coliseum de Chicago. Con la incorporacion de nuevas empresas, esta pasa a llamarse CONTINENTAL WIRELESS  TELEPHONE & TELEGRAPH Co., donde Mónico sigue siendo un alto cargo técnico.

Pero quiere iniciar su camino sólo, funda la ELECTRICAL SANCHEZ CO. en  Nueva York. Envía a Barcelona algunos de sus aparatos que obtienen  una gran acogida. Sus equipos son distribuidos por los hermanos Edmundo y José Metzger en España. Este equipo de rayos X es uno de los primero que utilizan los médicos en España.Con motivo del V Congreso de electromedicina y electroterapia de 1910 viene a Barcelona,  donde realiza demostraciones, como nota curiosa se le inscribe como norteamericano Recibe numerosas ofertas de instalarse en España.

Regreso a Piedrabuena

El desarrollo de su tierra ya le preocupaba como lo demuestra lo escrito en la motivación de la versión española de la patente del puente de Weasthone-Sánchez.. Nunca olvidó sus origenes y pese a su ventajosa posición en EE.UU. decidió establecerse en España, pero en lugar de elegir una gran capital o lugar industrializado, fue a volver al pueblo donde nació, para impulsar el desarrollo como él que había visto en America. Construye en 1913 Piedrabuena  el Laboratorio Eléctrico Sánchez con 3500 m2 y realiza planes de mejora en el pueblo como la traída de agua potable desde Pilar Nuevo o la construcción de su central eléctrica y plantea construir una escuela de electroterapia para la formación de los médicos en las nuevas artes, proyecto que no se llevará a termino. Las comunicaciones son muy deficientes y el subdesarrollo es acusado. Uno de los problemas que se encuentran los médicos para utilizar su aparato es la limitación del horario de la energía eléctrica y de forma fiable. Las dificultades son notables pero con tesón y la inteligencia son superados, dificultades, como técnicos vidrieros especializados que tiene que contratar en Alemania para su laboratorio. Sus equipos se exportan, son los equipos que dota el ejercito francés a sus ambulancias de campaña tras una selección realizada por el Dr. Bergonié, padre de la oncología francesa y autor de la ley de Bergonié

Mónico Sánchez, seguramente motivado por mejorar las condiciones de sus conciudadanos y dado su carácter emprendedor, intervino en política. En primer lugar hemos de verlo como alguien que se ha formado en EE.UU. tanto técnicamente como culturalmente, de allí viene el progreso, es un hombre de la electricidad, por ejemplo su jefe, Collins, es miembro del partido republicano, y viene a su tierra donde las formas caciquiles están a la orden del día como una pesada losa. Ya aquí, se hace amigo del General Aguilera, maestro de liberales, fiel a este rechaza la dictadura de Primo de Rivera, es elegido concejal y es elegido presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Real en 1935, cargo que ocupará hasta su muerte, salvo el paréntesis de la guerra. Como tantos otros liberales se felicita de la llegada de la II República. Pero la Guerra Civil supone un punto de inflexión, primero es perseguido por las izquierdas, incautado su  Laboratorio y todos sus bienes, incluida su casa. Un día vinieron unos milicianos para que les acompañase, con la escusa de que tiene que acabar unos equipos para el ejercito, no fue pero se llevan a Juan Mota, su segundo. No lo volverá a ver con vida. Huye a Valencia hasta el final de la contienda. Después será acusado del asesinato de éste por el jefe de La Falange. Los pudientes lo odiaban por haberse enriquecido y los pobres por ser rico, cosas de la guerra (in)civil. Pero conservó la vida y su hacienda se vio fuertemente mermada.

Ya nada sería igual, la escasez de materias primas, la imposibilidad de importar y la necesaria renovación tecnológica y el aislamiento de nuestro país hacen que el Laboratorio se encuentre en mínimos. En un golpe de audacia, inicia un viaje junto a su yerno y director médico el Dr. José Estébanez López–Bravo por los principales centros industriales estadounidenses y con escalas en Lisboa y La Habana. La prensa nacional recoge las crónicas de este viaje. Realiza importantes acuerdos comerciales para la explotación de su aparato con fines electrofísicos, así como la importación de material de electromedicina. La economía española esta por los suelos, las importaciones están cerradas, es la política de la autarquía. Además, de sus 6 hijos, fallecen 5, incluyendo a su único varón, Mónico, él que estaba a llamado a sucederle y formándose como ingeniero en el extranjero. Muere en 1961 y con él la actividad del Laboratorio Eléctrico Sánchez.

Reconocimientos

En su época, los reconocimientos fueron notables, empezando por el homenaje con la imposición de la medalla de oro de Ciudad Real en 1914, entre otros muchos premios la medalla de oro de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 “por los interesantes aparatos electomédicos y electrofísicos que ha presentado” y el doctorado Honoris Causa  en Ciencia Electrotecnicas por la Escola Livre de Engenharia do Rio de Janeiro. Así mismo impartió numerosas conferencias y publico diversos artículos tanto en EE.UU. como en España.

Pocos españoles han triunfado como él en el Madison, pocos han trabajado tanto por el desarrollo de su gente, pero el olvido amenaza con sepultar definitivamente su figura. El equipo de D. Mónico con que enseñaba los fundamentos de la física D. Carlos López Bustos se ha “perdido”, como tantos otros, y su Laboratorio, ejemplo de arquitectura industrial, cayó bajo la piqueta para construir algo nuevo y reluciente. Valgan estas letras para hacerle un poco de justicia a aquel joven que quiso estudiar electricidad y contra todos los molinos, no sólo logro estudiar sino que triunfó como los grandes en el Madison Square Garden de Nueva York y en su Patria chica.

Juan Pablo Rozas- Escuela Superior de Informática- Ciudad Real


VOLVER

Ministerio de Educación y CienciaFundación Española para la Ciencia y la TecnologíaRed de unidades de Cultura Científica Inicio | APC | I+D+i | Investigación asociada | Contacto | Casos | Canal Ciencia | Noticias | Convocatorias | Enlaces | Glosario